El dueño de Vans y The North Face abre la puerta a más compras

A río revuelto, oportunidad de compras. Así lo ve Steve Rendle, consejero delegado del gigante estadounidense VF Corporation, que asegura que “en tiempos como estos, los mayores retornos pueden ser generados a través de adquisiciones”. En una entrevista a Financial Times, el ejecutivo ha reconocido que ha detectado ya “oportunidades”.

Aunque ha subrayado que el crecimiento orgánico continúa siendo la prioridad para VF, la empresa ve potencial para comprar pequeños competidores en sectores como el athleisure, el outdoor o el activewear. “Habrá oportunidades, eso lo sabemos”, aseguró Rendle.

Como todos los grupos del sector, la empresa ha sufrido el impacto de las medidas de contención impuestas para controlar la pandemia del coronavirus, pero Rendle subraya que la empresa tiene acceso a una liquidez de 5.000 millones de dólares tras una reciente emisión de bonos.

VF tiene acceso a una liquidez de 5.000 millones de dólares

VF echó a andar en 1899 como un fabricante de guantes en Pensilvania. Con los años, continuó creciendo en el sector de la moda íntima bajo el nombre de Vanity Fair, hasta que dio el salto al deporte y la moda outdoor, en el que ahora está especializado.

En la década de los sesenta, cambió su nombre a VF y aceleró su expansión a golpe de compras. La empresa cuenta ahora con 19 marcas como Vans, Eastpak, Kipling, Napapijri o Timberland, entre otras.

En los últimos años, la compañía ha aligerado su cartera, realizando un spin off de su negocio de denim bajo el nombre Kontoor Brands y poniendo en venta su división de ropa de trabajo, que engloba marcas como Walls, Red Kap y Kodiak.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest