Decae empleo del sector textil

Cd. de México (19 enero 2022).- Las condiciones laborales de los trabajadores de la industria textil se alejan del concepto de «trabajo decente».

En este sector los niveles de informalidad son altos, con pocos empleados tienen contrato por escrito y no existe vida sindical, advirtió un documento de trabajo de la Organización Internacional del Trabajo (OIT).

En el texto «Liberalización del Comercio, resultados del mercado laboral y trabajo decente en México: el caso de las industrias automotriz y textil», se advierte que de 1996 a 2019 la inseguridad en el empleo aumentó en el sector textil.

La proporción de trabajadores informales pasó de 58.9 a 62.8 por ciento, que es una tasa superior a la nacional, añade el texto.

En la industria automotriz, en tanto, la mayoría de los trabajadores tiene contrato (63.9 por ciento), mientras que en la textil apenas representa 21.6 por ciento.

Una de las razones de esta situación es que 95 por ciento de las empresas textiles son mipymes, las cuales no tienen más de 10 empleados y sólo 0.28 por ciento cuenta con más de 250 colaboradores.

En contraste, en la industria automotriz un 38 por ciento de las empresas son micro y 26 por ciento grandes.

El estudio advierte que se observa un debilitamiento del poder sindical en ambas industrias por la disminución de contratos vinculados a la negociación colectiva, así como en el número de huelgas y emplazamientos.

La industria automotriz se convirtió en «la joya de la corona» del auge exportador desde la firma del TLC, añade.

«En contraste, la industria textil ha sido de las que ha sufrido impactos severos en la medida en que la liberalización comercial se tradujo en una mucho más intensa competencia en el mercado interno», señala.

Al comparar los resultados que ha tenido la firma de tratados de libre comercio en automotriz y textil, el documento advierte que la primera logró mejores condiciones laborales, no así la segunda.

«Un supuesto que se exploró fue que la liberalización comercial de México desde el lanzamiento del TLCAN condujo a una mejora en las condiciones de los trabajadores, medidas de acuerdo con los indicadores de Trabajo Decente. El supuesto en realidad no se verificó.

«Éste parece ser válido en la industria automotriz (quizá debido a la amplia presencia de empresas extranjeras), mientras que en la industria textil la hipótesis no parece ser correcta», subraya.

El desempeño del sector textil empeoró porque su participación internacional se vio desplazada por la manufactura china, que se convirtió en el principal país exportador.

Por ello, la industria textil es un generador de empleo pero en actividades relacionadas con la producción local, concluye.

Comparte este contenido:

Compartir en facebook
Facebook
Compartir en twitter
Twitter
Compartir en linkedin
LinkedIn
Compartir en pinterest
Pinterest