Critican en EU secrecía

Al tiempo que los Gobiernos de los tres países inician un proceso de renegociación detonado por la Administración del Presidente estadounidense, Donald Trump, los principales aliados de grupos sindicales, ambientales y de consumidores pidieron publicar "ronda por ronda" el texto de los acuerdos a los que llegarán.
"Trabajar en secreto pienso no sirve al público correctamente. No sirve a aquellos de nosotros que estamos en el Congreso sobre cómo lidiar con estos temas. Y pienso que no es bueno para la Administración en este esfuerzo", dijo la congresista demócrata Rosa DeLauro en rueda de prensa.

Programadas para renovar el acuerdo vigente desde 1994 y que desató amplia oposición durante su negociación original, las pláticas en EU son conducidas bajo la Ley de Promoción del Comercio de 2015 (TPA, por su sigla en inglés) que prevé entregar al Congreso el texto final 30 días antes de ser firmado.

Ayer, la Oficina del Representante de Comercio de EU (USTR, en inglés) descartó la opción de publicar el texto de cada ronda acordada.

"El texto en sí mismo que será intercambiado entre los Gobiernos es un texto reservado. Entonces no será dado a conocer pero conduciremos un esfuerzo extremadamente transparente y colaborativo como lo hemos hecho en desarrollar nuestros objetivos y en consultar con el Congreso y otros jugadores en este periodo de 90 días y más allá", dijo ayer a la prensa un funcionario de la USTR.

Para las principales centrales sindicales de EU como la AFL-CIO, la transparencia en las negociaciones es clave porque, desde su perspectiva, los trabajadores no han tenido representación para empujar temas como condiciones laborales y ambientales.

"Los trabajadores deben de ser primordiales en estas negociaciones. No podemos cometer los mismos errores que hemos hecho una y otra vez desde 1993 (cuando se firmó el TLC original)", dijo el senador demócrata Sherrod Brown, cercano a los grandes sindicatos en EU.

"A mí me parece que están yendo en el camino incorrecto… y que harán esto bajo el manto de la oscuridad para después darse la vuelta y pedir a los miembros del Congreso apoyar ciegamente cualquier cosa que ellos hayan negociado", dijo Tim Ryan, congresista demócrata de Ohio.

Bajo fuerte presión de los grupos sindicales, ambientalistas y de consumidores, el Congreso de EU nunca pudo aprobar el llamado Acuerdo TransPacífico negociado por la Administración demócrata del Presidente Barack Obama y que terminó por ser enterrado por el Gobierno de Trump en 2017.

En su campaña presidencial, Trump hizo eco de las críticas originales al TLC como un acuerdo que supuestamente dañó la industria manufacturera de EU –al ayudar a llevar empleos a México–, pero tanto sindicatos como los demócratas están decepcionados de la actual Administración republicana.

Desde la perspectiva de la Administración, la oficina del USTR ha cumplido con todos los requisitos de consulta previos a la negociación que inicia hoy en Washington, incluida la notificación original de entrar en pláticas con México y Canadá emitida el pasado 18 de mayo en un mensaje al Congreso.

Además, la USTR y el Departamento de Comercio han sostenido encuentros con miembros del Comité de Finanzas en el Senado y el Comité de Medios y Arbitrio en la Cámara baja durante el periodo previo al envío de la notificación y durante el proceso de consultas que concluyó ayer.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest