Confía Canadá quedar exenta de arancel

Bloomberg

Nueva York, Estados Unidos (20 febrero 2018).- El mayor exportador de acero y aluminio a Estados Unidos tiene la esperanza de quedar fuera de las restricciones que evalúa la Administración del Presidente Donald Trump.

El Departamento de Comercio de Estados Unidos no recomendó darle un pase a Canadá cuando describió las posibles tarifas y cuotas el viernes, pero destacó la importancia de su vecino del norte para la industria del aluminio de Estados Unidos.

Canadá representa casi la mitad del déficit de aluminio de casi 5 millones de toneladas métricas de Estados Unidos, y las fundiciones domésticas no pueden llenar ese tipo de vacío rápidamente, escribió el estratega del banco ING, Oliver Nugent, en una nota a clientes.

Para el acero, las opciones bajo consideración incluyen un enfoque de mano dura en los envíos de 12 países, incluyendo China y Rusia, al tiempo que permite exenciones para aliados como Canadá y Japón.

"Si se le debe otorgar una exención a cualquier país, apuesto por Canadá", dijo por teléfono el presidente de la Asociación de Aluminio de Canadá, Jean Simard.

Los países vecinos son aliados y socios clave, con industrias de acero y aluminio altamente integradas que apoyan las cadenas de suministro de manufactura y empleos en América del Norte, dijo Adam Austen, vocero de la canciller canadiense, Chrystia Freeland, en un comunicado enviado por correo electrónico el viernes.

Canadá enfatizará enérgicamente la importancia de esa relación mientras espera la decisión final de Trump, dijo Austen.

El productor estadounidense de aluminio Alcoa Corp dijo el viernes que el metal canadiense debería estar exento. Rio Tinto Group también ve espacio para que Canadá sea excusado.

Trump tiene hasta mediados de abril para decidir sobre cualquier acción potencial y aún podría buscar negociaciones con los productores.

El año pasado, el Presidente ordenó al Departamento de Comercio investigar si las importaciones de acero y aluminio ponen en peligro la seguridad nacional estadounidense, invocando la Sección 232 poco utilizada de la Ley de Comercio de 1962, que le permite imponer aranceles sin la aprobación del Congreso.

La imposición de aranceles o cuotas a las importaciones de metales se produce en medio de las conversaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte, en las que Estados y Canadá han intercambiado críticas regulares, acusándose mutuamente de no ser flexibles. La próxima ronda de conversaciones sobre el TLC comienza en México el domingo.

"Ciertamente, cualquier cantidad de veneno inyectado por el sistema hace que sea mucho más difícil tener una economía continental saludable después", dijo Perrin Beatty, jefe de la Cámara de Comercio de Canadá, por teléfono el viernes. "Todos pierden" si esas recomendaciones se ponen en marcha, dijo.

El objetivo de los aranceles es aumentar la producción de Estados Unidos al menos hasta el 80 por ciento de la capacidad al reducir las importaciones de acero en 13.3 millones de toneladas métricas y las importaciones de aluminio en 669 mil toneladas.

Pero eso corre el riesgo de un efecto de cadena bajo el cual las restricciones a las importaciones de Estados Unidos alientan a otras naciones a imponer aranceles.

Algunos legisladores y fabricantes de Estados Unidos han advertido que las protecciones comerciales aumentarían los costos para los fabricantes nacionales.

"Uno espera que la administración lo analice cuidadosamente y reconozca que no interesa a ningún organismo precipitar el coqueteo entre Canadá y Estados Unidos sobre esto", dijo Beatty.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest