Complican a fisco competir con EU

Belén Rodríguez y Laura Carrillo

Cd. de México (12 diciembre 2017).- Competir con Estados Unidos en materia fiscal será complicado.

Esto porque el fisco mexicano tiene una elevada dependencia al Impuesto Sobre la Renta (ISR) que pagan las empresas, lo que dificultará realizar una baja radical en la tasa para competir con el país vecino.

En 2014, con la última reforma fiscal, los ingresos tributarios aumentaron, pero debido a la caída del precio del crudo, los ingresos petroleros se vieron afectados y se acentuó la dependencia a los ingresos tributarios, lo que deja poco margen para perder recaudación.

De enero a septiembre de 2017, los ingresos tributarios por concepto de ISR representaron 31.1 por ciento del total de ingresos presupuestarios del sector público y dentro de este gravamen, 50.3 por ciento provino de personas morales, según cifras de Hacienda.

Además, existe una alta dependencia a los grandes corporativos, ya que más de 70 por ciento del ISR es pagado por empresas que tienen más de 500 millones de pesos de ingresos anuales.

Reaccionar a la reforma de EU, que busca ajustar a la baja la tasa de impuesto corporativo sería complicado y se tendría que buscar alternativas que compensen la menor recaudación de ISR, señaló Alberto Gabriel Cárdenas, presidente de la Comisión de Desarrollo Profesional Fiscal del Colegio de Contadores Públicos de México.

La reforma fiscal aprobada por el Senado de EU pretende bajar el impuesto corporativo de 35 a 20 por ciento y establecer un Impuesto Alternativo Mínimo (AMT), todo para comenzar en 2019; mientras que lo Representantes contemplan una baja a 20 por ciento, pero a partir de 2018.

Para Cárdenas, el principal problema de México radica en el alto nivel de informalidad y una alternativa sería modificar el actual sistema del IVA.

Mario Morales, vicepresidente fiscal del Instituto Mexicano de Contadores Públicos, explicó que actualmente existe una tendencia a reducir los gravámenes corporativos, por lo que el plan fiscal de EU va en esa dirección.

En tanto, el sector patronal mexicano, apremia al Ejecutivo a crear un Consejo Fiscal independiente, con el que ayudaría a dar certidumbre en el largo plazo y estabilidad macroeconómica.

Así lo declaró Gustavo de Hoyos, presidente de la Coparmex, al periódico El País, al que además aseguró que los empresarios no están satisfechos con el cumplimiento de las propuestas hechas por el Presidente Enrique Peña Nieto a inicios del sexenio, pues ha incumplido 60 por ciento de sus promesas de campaña de 2012.

Le reprochan la falta de "obras críticas" de infraestructura y conectividad, y los altos niveles de violencia.

Comparte este contenido:

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest