Arropan al Tratado industriales de EU

Cadenas comerciales, productores de acero, textileros y agricultores pidieron al Gobierno de Donald Trump no dañar ni modificar radicalmente la base del acuerdo con México y Canadá.

"Los granjeros y productores de forraje se han beneficiado grandemente de las oportunidades de exportación bajo el TLC. Desde que el TLC fue aprobado las exportaciones agrícolas de EU a México se han duplicado", dijo la Asociación Estadounidense de Soya.

"Un TLC modernizado debe reflejar las cadenas de valor globales de hoy. Esto significa que no deben imponerse reglas de origen que desbaraten estas cadenas de valor", escribió la Federación Nacional del Comercio.

Hasta el pasado lunes, último día para ello, 12 mil personas y organizaciones hicieron públicos sus comentarios sobre lo que quisieran en la renegociación del Tratado.

La mayoría pidió incluir nuevos capítulos en áreas no consideradas en los 90, como el comercio electrónico.

En la notificación oficial al Capitolio de mayo, el Representante Comercial de EU, Robert Lighthizer, para dar inicio a las pláticas para "modernizar" el Tratado -que empezarían en agosto- pero los críticos del TLC quisieran cambios más drásticos, evitó dar mayores detalles.

Sin embargo, será a finales de julio que deberá presentar objetivos de negociación concretos y evaluar si podrá concluirse en 2017.

 

Advierten fracaso al renegociar TLC

Expertos advierten que los principios comerciales de la Administración de Trump, como insistir en bajar el déficit comercial del país frente a sus principales socios, podría descarrilar el TLC.

"A la luz de estos defectos básicos en el enfoque actual de la Administración… pienso que tenemos que reconocer honestamente que el esfuerzo de renegociación pudiera fracasar", dijo ayer Fred Bergsten, director fundador del Peterson Institute for International Economics (PIIE, por sus siglas en inglés).

Bergsten apuntó que el Gobierno de Trump está equivocado al buscar que la política comercial corrija temas que sólo pueden resolverse vía política macroeconómica, y al creer que rebajando los déficits bilaterales disminuirá el déficit general de EU.

Considerado un icono en temas comerciales, Bergsten fungió como asistente para asuntos económicos internacionales en el Consejo de Seguridad Nacional bajo Henry Kissinger, entre 1969 y 1971, además de ser Subsecretario del Tesoro para Asuntos Internacionales entre 1977 y 1981.

Las pláticas de renegociación del TLC con México y Canadá sólo podrían ser exitosas si la Administración de Trump inicia un giro sobre los supuestos básicos en los que se basa para detonar los objetivos de más empleos, producción y mejora económica, según Bergsten.

"Pero la metodología que la Administración ha enunciado hasta el momento no llevaría desde mi puno de vista efectiva, o incluso exitosamente, a alcanzar esos objetivos o socavarlos.

"Lo llevaría, incluso, al descarrilamiento del TLC actual", insistió Bergsten.

El lunes pasado, durante una reunión del Gabinete de Trump, tanto el Secretario de Comercio, Wilbur Ross, como el Representante Comercial, Robert Lighthizer, destacaron de forma prominente el combate a los déficits comerciales como una de sus principales misiones.

De acuerdo con estadísticas recientes, el déficit comercial general de EU para 2016 alcanzó los 502 mil millones de dólares, de los que 347 mil millones corresponden al déficit con China.

Con México, el déficit comercial de EU fue de 63 mil millones de dólares; con Canadá, 11 mil millones.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest