Apuestan a nueva relación EU-China

El nuevo enfoque comercial de Estados Unidos con China podría beneficiar de manera indirecta a México, a través de la venta de mercancías asiáticas en el País a precios no tan bajos como los actuales.

Entre los puntos que conforman la propuesta de la Oficina de la Representante Comercial de Estados Unidos (USTR) para reorientar su relación comercial con China y acoplarse, está trabajar en reglas que conlleven a conseguir un comercio justo.

Los estadounidenses también buscan atender sus preocupaciones sobre las prácticas comerciales que hace China desde un enfoque de economía de no mercado, centrada en las decisiones y constantes subsidios del Estado.

En caso de que Estados Unidos lograra algún acuerdo con el gigante asiático sobre esos puntos podría haber oferta para México de productos asiáticos que se ofrezcan a precios más elevados que los actuales, es decir, en mejor igualdad de condiciones que los nacionales, expuso Rosángel Hernández, directora de Investigación y Análisis de Consultores Internacionales Ansley.

«(Entre los beneficios están) que no van a llegar productos tan baratos que van a desbancar a las industrias locales, ese sería en concreto un beneficio que podríamos ver en el mediano o largo plazo», afirmó Hernández.

Sin embargo, aclaró que además de llevar años para conseguirlo, ese posible beneficio sería de manera indirecta, pues no sería un compromiso de China con México.

«Seríamos como un beneficio colateral, pero no de manera directa porque no habría ninguna conexión», refirió Hernández.

Si Estados Unidos y China llegarán a negociar algún tema dentro del marco de la Organización Mundial del Comercio (OMC), manifestó que sería aplicable para el resto de los miembros, donde se incluye México, pero por ahora sólo se habla de un acuerdo bilateral.

En la presentación sobre esta nueva política Katherine Tai, representante Comercial de EU, dejó en claro que al tratarse de las dos más grandes economías del mundo, la forma en la que se relacionan Estados Unidos y China no sólo las afecta, sino a todo el mundo y a miles de millones de trabajadores.

Por ello, una mejor relación comercial entre estos dos países, contraria a la llamada guerra comercial, traería menos tensión política e incentivaría las inversiones.

«(Conllevaría) menos tensión y lo más importante para los mercados, menos incertidumbre. Ahorita muchas inversiones potenciales están detenidas pensando si conviene seguir invirtiendo en China», comentó Hernández.

Agregó que pese a ello las inversiones se siguen dando en China porque al final es uno de los mercados más atractivos por su gran tamaño.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest