Alfombras, aislantes acústicos para la cuarentena

En general, las casas están preparadas para ser utilizadas entre 10 y 15 horas diarias contando el tiempo en el que dormimos. Pero la pandemia de coronavirus ha hecho que vivamos nuestros espacios mucho más de lo habitual y eso nos permitió descubrir la importancia de estar cómodos en ambientes acogedores.

En ese contexto, las alfombras se han transformado en elementos indispensables, porque no sólo aportan diseño, color o textura, sino que son excelentes aislantes térmicos y acústicos, haciendo nuestras casas más tranquilas, cálidas y armoniosas, algo que hoy es más necesario que nunca.

Con flores aplicadas en distintos colores (Mantara).
Con flores aplicadas en distintos colores (Mantara).

“En sintonía con la necesidad de estar más conectados con la naturaleza vemos una tendencia hacia la elección de textiles naturales, además de una revalorización de lo artesanal combinado con diseño”, comenta Fernando Bach. Socio de la marca Elementos Argentinos, agrega que “los japoneses lo definen como wabi sabi, algo así como ‘la belleza de lo imperfecto’, de lo natural, del paso del tiempo y la rusticidad elegante”.

Elementos Argentinos cuenta con más de 140 artesanos del Norte de nuestro país que tejen las alfombras. El proceso tiene tres partes y requiere hasta tres seis semanas, según el tamaño y el diseño.

Comienza con el hilado de la lana, que se hace con rueca o con huso. Para eso hace falta técnica y bastante tiempo, ya que hay que limpiar, tizar y preparar la lana antes de poder empezar a hilarla.

Una alfombra colorida de la  colección limitada de Cristián Mohaded (Mantara).
Una alfombra colorida de la colección limitada de Cristián Mohaded (Mantara).

“Continúa con el lavado del hilo de lana recién obtenido, y el teñido, que en nuestro caso se hace con pigmentos naturales provenientes de plantas como el algarrobo blanco o la jarilla; y también con tintes minerales sin plomo, que permiten la reutilización del agua para riego”, dice Bach.

Recién entonces empieza el tejido en telar, en el que se utilizan dos técnicas: faz de trama, que es como un tejido horizontal, y faz de urdimbre, un tejido vertical.

En cuanto a los colores que marcan la tendencia esta temporada, Bach menciona “el arena, el crudo de ovejas sin teñir o el siempre tranquilo gris que son protagonistas absolutos este año entre quienes quieren casas minimalistas o monocromáticas. Mientras que los que disfrutan del color están eligiendo el azul, el verde botella y el bordó, o malbec, como lo llamamos nosotros en honor a nuestra cepa de vino”.

Diseños con rayas en tonos pasteles (Elementos Argentinos).
Diseños con rayas en tonos pasteles (Elementos Argentinos).

La marca Mantara, en tanto, ofrece piezas realizadas con técnicas ancestrales que las artesanas de Santiago del Estero transmiten en cada hilado. Allí se inicia un proceso productivo creado por una de las pioneras, Bernardina de Jesús Paz Silva, quien interpretaba con sus manos cada propuesta de diseño.

“No usamos tintes ni sometemos la lana a procesos químicos”, asegura la diseñadora Carolina Pavetto, dueña de la firma.

Pavetto enumera las distintas técnicas artesanales de hilado. “Chusi trabaja con hilo torcido, hecho con dos cabos de hilo sencillo que unimos y torcemos. Por otra parte, Baetón es un tipo de técnica que trabaja con un solo cabo de hilo que lo llamamos ‘sencillo’ y se trabaja con un peine. Puede ser liso, zigzag, con dibujos, en forma de damero y de pelo cortado. Además, permite realizar diseños más complejos”. La marca sumó a sus alfombras una colección de piezas limitadas realizadas por el diseñador Cristián Mohaded, que se destacan por sus tramas originales y tonos fuertes.

Caminos en blanco y negro (Awanay).
Caminos en blanco y negro (Awanay).

La firma Awanay también elabora alfombras tejidas artesanalmente. “Trabajamos para empoderar a comunidades de artesanos rurales que viven en zonas remotas del Norte argentino. Desde el abastecimiento de lana, al hilado y tejido a mano, todos los pasos se hacen dentro de la comunidad, rodeados de naturaleza”, cuenta Rocío Noya, una de las dueñas.

Las alfombras se clasifican según su tipo de tejido o textura. “Tenemos opciones de pelo largo, de un hilado espacial bien grueso y mullido. También tenemos una textura media y otra más fina, similar a un kilim (textil sin pelo) pero con más cuerpo. Por último, tenemos una colección especial realizada con pura lana de llama sin teñir, que se destaca por una mayor suavidad”, describe.

Tejida a mano con lana sin teñir hilada mano (Awanay).
Tejida a mano con lana sin teñir hilada mano (Awanay).

La marca Tienda de Costumbres también ofrece alfombras realizadas por artesanos. Se destacan por su textura firme, su grosor y por ser de alto tránsito. Están hechas con lana 100% natural de oveja hilada con rueca y tejida en telar de peine.

Además, se tiñen con tintes naturales provenientes de extractos de plantas, cortezas de árbol y flores. Se realizan diseños personalizados con colores y formas y medidas según las preferencias.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest