Abre alza en fertilizantes camino a biotecnología

El alza en los precios de los fertilizantes a nivel internacional, que también impacta a la producción País, representa una oportunidad para posicionar alternativas sustentables como biofertilizantes, señaló la compañía Agribest.

Según datos del Grupo Consultor de Mercados Agrícolas (GCMA), al mes de octubre, los precios actuales de urea, fosfato diamónico (DAP) y fosfato monoamónico (MAP) en el mercado nacional están en niveles récord con incrementos de 79 por ciento; 74 y 48 por ciento, respectivamente, en comparación con el mismo periodo de 2020.

«Es importante para la agricultura sustentable voltear a ver otras tecnologías como éstas; la biotecnología, los biofertilizantes, entre otras.

«Sin duda son más competitivos en costo y ahora más con los incrementos en precios (de fertilizantes) e incluso lo que se prevé que van a subir todavía más, además de que también llega a haber escasez en algunos casos, porque el porcentaje de importación es alto», comentó Obed Mayoral, CEO de la empresa de bionutriprotección.

GCMA apuntó que los altos precios son reflejo del impacto de la escasez de estos insumos agrícolas en el mercado mundial, situación que elevará los costos de producción en los cultivos a establecer en el ciclo Otoño-Invierno 2021/22 por iniciar.

Se trata principalmente de granos como maíz, trigo, sorgo, garbanzo, frijol, entre otros, por lo que recurrir a otras opciones podría amortiguar el impacto, en particular cuando el 80 por ciento de los fertilizantes utilizados son de importación.

Las soluciones de Agribest, desarrolladas en convenio con diversas instituciones académicas como Chapingo, UNAM, UAM, Tec de Monterrey, Conacyt y la misma Secretaría de Agricultura (Sader), tienen como base una agricultura sustentable, no orgánica, pues se enfocan a una disminución significativa en la carga química sin prescindir totalmente del nutriente, con la finalidad de mejorar la productividad y que el cultivo se mantenga rentable para el productor.

Su portafolio de 35 productos biotecnológicos integra extractos botánicos y microorganismos con la capacidad de mejorar y regenerar el suelo; bioestimular, es decir, activar los procesos metabólicos de la planta para que sea más eficiente; nutrir biológicamente para absorber los nutrientes de la naturaleza en vez de suministrar químicos; y controlar plagas y enfermedades mediante control biológico.

Este sistema de bionutriprotección se diseñó para atender los 120 principales cultivos agrícolas del País a nivel comercial entre maíz, frijol, arroz, trigo, cebada, caña de azúcar, café, además de cultivos menos convencionales como higuerilla o estevia.

En los cultivos de granos, los costos en fertilizantes se reducen de 40 a 50 por ciento y el rendimiento tiene un incremento promedio de 20 por ciento, mientras que para frutas y hortalizas los costos bajan de 10 a 20 por ciento con un control de plagas preventivo, conforme a la eficiencia de cada cultivo al bioestimularlo.

Actualmente, la compañía trabaja con pequeños y medianos productores de Oaxaca, Guerrero y Chiapas, sin embargo, tiene planes de expansión a otros países, para lo cual iniciaron con envíos de muestras a Estados Unidos y, próximamente, a Perú y Argentina.

Comparte este contenido:

Share on facebook
Facebook
Share on google
Google+
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on pinterest
Pinterest